Unas 47 firmas realizan el 68 % de las exportaciones del país

Unas 47 firmas realizan el 68 % de las exportaciones del país

Empresas nacionales que colocan productos por fuera representan 0,4 % de las que figuran en el Rues.

La caída de los precios internacionales del petróleo, la desaceleración en China, países vecinos que le compiten cada vez más en terceros mercados, pues su tasa de cambio también está devaluada, y la baja diversificación son algunos de los factores que dificultan las exportaciones de Colombia.

Un estudio revelado por la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras) y que midió el perfil y sofisticación de las empresas nacionales concluye que, entre el 2011 y el 2015, el total de los exportadores se incrementó 9 por ciento, al pasar de 8.418 a 9.184.

Sin embargo, aunque aumentó el número de firmas que colocó productos en el exterior, siguen siendo pocas frente al Registro Único Empresarial y Social (Rues), ya que solo representan el 5 por ciento de los sectores exportables de la economía, y el 0,4 por ciento de las de compañías existentes.

En las naciones desarrolladas, el porcentaje de empresas exportadoras oscila entre el 4 y el 9 por ciento, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Inclusive para el 2015, el 17 por ciento de las empresas exportadoras colombianas eran grandes y representaban el 91 por ciento de las ventas totales (32.262 millones de dólares).

En cambio, las pymes concentraban el 51 por ciento del número de unidades y solo representaron el 8 por ciento de las ventas externas del país (2.918 millones de dólares), y las microempresas, el 1 por ciento (501 millones de dólares).

Entre tanto, la edad promedio de las empresas exportadoras era de 15 años, la cual fue superior a la del conjunto de las compañías del país, que se ubicó en 12.

De acuerdo con el estudio, este último hecho sugiere que las empresas que incursionan en el mercado externo se caracterizan por ser consolidadas, que han logrado un nivel de maduración importante y cuentan con mayores conocimientos y habilidades para adaptarse a las condiciones cambiantes del entorno y a las necesidades de los clientes.

La experiencia cuenta

Las estadísticas indican además que las compañías grandes que exportan tienen en promedio 24 años; las medianas, 19; las pequeñas, 12 y las micro, 8.

Por ello, según agrega el análisis de Confecámaras, la experiencia y acumulación de capacidades es un factor crucial para la inserción y consolidación de la apertura de las compañías a los mercados externos.

La baja tasa de participación sobre las exportaciones se refleja también en el hecho de que solo 3.375 empresas, es decir 36,7 por ciento de las que colocan productos en el exterior, lo hacen de manera constante.

El valor de las ventas de las exportadoras habituales ascendió en el 2015 a 29.000 millones de dólares, es decir, a 81,5 por ciento del total.

La radiografía indica además que la economía colombiana exporta anualmente un promedio de 3.345 productos, de los cuales 97 por ciento no son minero-energéticos.

No obstante, el valor de las exportaciones sigue concentrado en unos pocos ítems, pues, aunque se exportan más 3.300, solo 10 de ellos acaparan el 69 por ciento de las exportaciones (principalmente, petróleo, carbón, café, flores, oro y plátano).

También se evidencia un alto grado de concentración de las ventas externas en un número reducido de empresas, ya que 47 de ellas aglutinan alrededor del 68 por ciento de las exportaciones totales.

En Colombia, además, existen 723 firmas que concentran sus exportaciones en bienes con alto contenido tecnológico, con 794 millones de dólares.

Lo anterior indica también que 30 por ciento de las empresas exportadoras ofertan al mercado externo productos con un grado importante de transformación (bienes de tecnología alta y media), pero su peso en el valor total de las ventas es solo el 13,8 por ciento.

Confecámaras añade que si bien las empresas exportadoras tienen un grado de maduración que les permite estar mejor preparadas para los retos que impone el mercado internacional, es importante que desde las regiones se trabaje con énfasis en las vocaciones productivas y el potencial de las empresas jóvenes.

De igual forma, el gremio pide profundizar en los niveles de integración de los diferentes sectores económicos, para facilitar su ingreso a cadenas globales de valor y permitir una respuesta más ágil a las variaciones de la demanda de los mercados.

Igualmente, solicita que las políticas regionales apoyen aspectos que agreguen valor a la productividad de las empresas, como el nivel de innovación, las habilidades gerenciales y la formación de capital humano calificado.

Diversificación

Las estrategias del Gobierno Nacional para diversificar las exportaciones y que no dependan de los recursos minero-energéticos ha sido una constante por cerca de unos 25 años. No obstante, las cifras de comercio exterior, como se observa, reflejan avances, pero no en gran escala.

La última política industrial, que es del actual gobierno, pretende que al año 2018 se exporten 21.000 millones de dólares anuales por parte de la industria y 9.000 millones de dólares a cargo de servicios y el turismo, y que de allí se empiece una curva ascendente y se dependa menos de los recursos minero-energéticos.

 

La ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture, afirmó recientemente que la nueva política es diferente a las que venían adelantando otros gobiernos, pues a medida que pasan los años se le han agregado muchos sectores, y la de su administración se focaliza en unos pocos (agroalimentos, turismo e industria manufacturera).

La funcionaria también sugirió a las regiones, como recomiendan los análisis, unirse y especializarse en cadenas productivas para que el efecto y el éxito en los mercados internacionales sea mayor, y de paso se diversifique el ingreso de divisas.


Fecha publicación: 2017-03-29


Noticias Relacionadas